Consejos de cuidado general para las joyas | Joyería Biendicho

Blog

Consejos de cuidado general para las joyas

8 consejos de cuidado general para tus joyas

Más allá de su valor económico, las joyas tienen un valor sentimental incalculable. Sucede especialmente con aquellas que han ido pasando de una generación a otra, hasta que finalmente acaban llegando a nuestras manos. Por ello, hoy os damos 8 consejos de cuidado general para las joyas.

Pero las joyas son piezas delicadas que precisan de ciertos cuidados para que se mantengan en perfectas condiciones, luzcan como el primer día y no pierdan su brillo ni su color. De lo contrario, es muy probable que vayan estropeándose con el paso del tiempo y poco a poco vayan perdiendo su belleza. Cuando esto ocurre, conseguir recuperar su estado original resultará una tarea mucho más complicada.

Conscientes de ello, en Joyería Biendicho queremos ayudarte a cuidar tus joyas y a mantenerlas en perfecto estado. Hoy te ofrecemos una serie de consejos de cuidado general que te permitirán mantenerlas como nuevas, evitar su deterioro y conseguir que luzcan igual de radiantes que el primer día.

Si tienes un anillo, unos pendientes, una pulsera, un colgante o cualquier otra pieza de joyería a la que guardas un cariño especial, toma nota de los consejos de cuidado general para las joyas que te damos en nuestra joyería. ¡Comenzamos!

Consejos de cuidado general para las joyas: Tips para cuidar tus joyas y conseguir que brillen como el primer día

1- Guarda tus joyas siempre por separado

Una de las claves para cuidar tus joyas es guardar cada joya por separado, a poder ser, en su propia caja o estuche. De esta forma te asegurarás de que la joya estará perfectamente protegida de la luz y el calor, lo que evitará su deterioro.

Asimismo, al guardar las joyas por separado evitas que puedan rayarse o estropearse al entrar en contacto unas con otras. Esto es especialmente importante en el caso de las cadenas, que tienden a enredarse con otras joyas.

En caso de que no dispongas de la cajita o estuche original, lo ideal sería utilizar un joyero o una bolsa de tela suave.

2- Limpia las joyas regularmente

Por muchas precauciones que tomes, es normal que con el paso del tiempo vayan acumulando algo de suciedad. Para evitarlo, es importante limpiar tus joyas con regularidad.

¡Pero debes tener cuidado! Al limpiar joyas hay que tomar una serie de precauciones, ya que de lo contrario podrías estropearlas.

Pasos para limpiar tus joyas y acabar con la suciedad:

  • Prepara una mezcla de jabón neutro y agua tibia.
  • Utiliza un cepillo de dientes de cerdas suaves limpio para evitar rayar la pieza. Límpiala con movimientos suaves y circulares.
  • Presta especial atención a los cierres y los enganches.
  • Sumerge la pieza en el agua a medida que vayas limpiando y salga la suciedad.
  • Finalizada la limpieza, seca la joya con un paño de algodón limpio y seco.

3- Si vas a limpiar, quítate las joyas 

Un punto clave es quitarte las joyas cuando vayas a limpiar. Los productos de limpieza contienen sustancias químicas y abrasivas como la lejía, que en caso de entrar en contacto con la joya, la estropearían y afectarían directamente a su color original.

Asimismo, también recomendamos no cocinar con las joyas puestas para evitar que puedan estropearse por la grasa, los vapores y las altas temperaturas que se dan en la cocina.

4- Agua y joyas, mala combinación 

El agua es uno de los peores enemigos de las joyas. Evita mojarlas en la medida de lo posible. Y, si se mojan, trata de secarlas en profundidad lo antes posible.

Te recomendamos que no te duches nunca con las joyas, ni las lleves cuando vayas a bañarte en el mar y, sobre todo, en una piscina o en un SPA, donde productos como el cloro podrían dañar de manera irreversible el color de la joya. También te recomendamos que te las quites cuando vayas a lavarte las manos.

5- No utilices joyas al hacer deporte

El sudor, el calor y el roce con la piel afectará a tus joyas. Evita llevar joyas cuando hagas deporte. Además, corres el riesgo de caerte o chocarte y de que sufran algún golpe, o incluso de perderlas.

6- Ponte las joyas después del perfume 

Uno de los errores más habituales es ponerse perfume u otros productos cosméticos con las joyas puestas. Y es que, de esta forma, los cosméticos caen directamente sobre las joyas, lo que puede provocar su deterioro. Ten en cuenta que, al igual que los productos de limpieza, los cosméticos contienen químicos que resultan altamente perjudiciales para las joyas.

7- Lleva tu joya a pulir cada cierto tiempo

Si tus joyas se han estropeado, llevarlas a pulir te permitirá acabar con posibles arañazos que se hayan producido sobre la superficie. El pulido retira una fina capa de metal inapreciable a la vista, pero que permitirá eliminar los arañazos y marcas más visibles.

8- ¡Mímalas!

Disfruta de tus joyas, pero mímalas. Nuestro consejo es que, al llegar a casa, te las quites y las guardes tal y como te hemos indicado.

Si aun así tus joyas han sufrido el paso del tiempo, se han desgastado o estropeado, en nuestra joyería disponemos de un servicio de reparación y transformación de joyas, a través del cual podemos reparar tus joyas y dejarlas como nuevas, e incluso si lo deseas, transformarlas para darles una segunda vida. Quedará como una joya a estrenar.

Si te interesa reparar tus joyas o tienes cualquier tipo de duda respecto al cuidado y mantenimiento, contacta con nuestros joyeros y gemólogos especializados sin compromiso. Estaremos encantados de atenderte.