Blog

historia del reloj

La historia del reloj

El reloj es una pieza indispensable en nuestras vidas, con él podemos saber la hora y organizar nuestro día a día de manera eficaz.

Los primero relojes aparecieron en la prehistoria, con el reloj solar y seguidamente, el reloj de arena.

A principios del S. XII comenzaron a instalarse los primeros relojes de torreo campanario en iglesias y edificios emblemáticos de las ciudades, y al más tarde en Francia a mediados del S.XV se creó el primer reloj de bolsillo.

Pero no sería hasta a principios del siglo XIX cuando vimos el primer reloj de pulsera de la mano de Carolina de Nápoles, reina y hermana del emperador Bonaparte. Posteriormente a éste, hubo que esperar un siglo, coincidiendo con los inicios de la aviación para que algunos pilotos se quejaran de lo complicado que resultaba consultar el reloj de bolsillo mientras se estaba a los mandos de aquellos primeros aviones que pugnaban por abrir nuevas rutas. Uno de estos pilotos, el brasileño Alberto Santos Dumont, conocía a uno de los principales fabricantes de relojes, el francés Louis Cartier, y fue este el que diseñó especialmente para su amigo un reloj cuadrado que se podía ajustar a la muñeca con una correa de cuero.

Poco a poco el reloj de pulsera se fue popularizando hasta convertirse en un elemento distintivo que separa dos etapas de la niñez siendo una de las joyas que más se regala en la primera comunión, sobre todo por parte de los padrinos del bautizo.

Ven a Joyería Biendicho y conoce nuestra colección de relojes infantiles.